Ya el sol empieza a apretar y, como es natural, queremos que nuestra casa sea el mejor refugio. Pero no por eso nos vamos a gastar un dineral en aire acondicionado. Estas soluciones te gustarán.

PINTURAS ULTRAVIOLETA
Las paredes y los techos se ven especialmente afectados por el calor y pueden presentar grietas en pintura o yeso, además de hacer que la casa se sienta más calurosa. Un buen mantenimiento pasa por pintar cada unos dos o tres años las paredes interiores y exteriores. Ya que es esta la época idónea para pintar, aprovecha para usar pinturas con protección ultravioleta. Las pinturas con brillo son ideales para la intemperie, pues son mucho más resistentes que los acabados mate.

 

BRISA POLAR
Los ventiladores son la opción tradicional, ya sean de techo, pie, pared o de sobremesa. Un truco para que la estancia esté aún más fresca que en el exterior es colocar el ventilador a cierta distancia y situar un bol metálico lleno de hielo y sal gruesa delante para refrescar el aire que circula.