Para aislar una cubierta es imprescindible aplicar un recubrimiento elástico e impermeable que soporte las inclemencias del tiempo. Lo primero es limpiar, elaborar la imprimación, y aplicar la mezcla tapando grietas, fisuras y porosidades. Una vez preparada la superficie, conviene aplicar un revestimiento de calidad. Nuestro consejo es utilizar Sikafill 300 Thermic, de Sika, que funciona sobre todo tipo de soporte, espuma de poliuretano, zinc, aluminio, madera, hormigón, etc… Contiene esferas cerámicas, con consistencia cremosa y es idóneo para la impermeabilización de cubiertas. Además, no tiene olores molestos, se trabaja con facilidad y es de alta durabilidad. Se recomienda empezar con dos capas sin diluir para asegurarnos de impermeabilizar bien. Si la cubierta presenta mucho grosor, se puede aplicar otra capa más.