Los decoradores de DaWanda nos muestran un DIY (Do-it-yourself, hazlo tú mismo) fácil, útil y perfecto. Un revistero de madera, liso, sobrio, sencillo y elegante para llenar esa esquina de tu despacho en la que no sabes qué poner o porque requieres tener a mano muchas revistas que debes tener organizadas. Es muy fácil, así que toma nota:

1. Marcar

Con un lápiz, dibuja las líneas de las ranuras en dos tablas de madera para encajar las dos piezas del revistero. Para ello, haz una línea vertical en el centro de cada tabla. La profundidad debe ser la misma para ambas tablas y deben ser tan largas como la mitad de la anchura de la tabla.

2. Taladrar y serrar

Taladra un agujero que tenga el mismo grosor que la ranura para hacer más fácil el corte con la sierra; empieza a serrar con la caladora. Cuando lo tengas, prueba que las ranuras encajan bien una con otra y corrige cualquier imperfección o desajuste.

3. Pintar de cobre y azul

Aplica una capa de pintura blanca en ambas tablas de tu revistero, para resaltar más los colores finales. Cubre con cinta adhesiva las partes que no queramos pintar en color cobre. Pinta con spray en color cobre la parte del revistero que acabas de delimitar y deja que se seque durante toda una noche. Cuando esté seco, retira la cinta adhesiva y pinta con azul o el color que quieras, colocando la cinta adhesiva al ras del color cobre. Finalmente, monta las tablas.