Home Buenas ideas Pinta con la técnica de la esponja

Pinta con la técnica de la esponja

by Aminie

Las técnicas de pintura decorativa están dejando de ser un campo exclusivo para los profesionales y se están convirtiendo en una tarea apta para todos los aficionados al bricolaje. ¡Y es muy divertida! Mira esta, por ejemplo, de pintar con la técnica de la esponja.

¿En qué consiste?

El principio de la técnica del esponjado es jugar con varias capas superpuestas para crear un efecto de relieve y del color difuminado. Para ella, necesitarás un bote de pintura acrílica del color que quieras, una esponja natural, una cubeta para pintura, brochas planas y brocha de pelo no y natural. La técnica se puede realizar de varias maneras, pero aquí te contamos la más habitual.

Paso a paso

1. Vierte un poco de pintura en la cubeta. Dilúyela con un 10% de agua y humedece ligeramente la esponja por la cara por donde la vayas a usar.

2. No cargues la esponja. Mójala con cuidado, rozando apenas la pintura sobre la parte estriada de la cubeta. Escurre el exceso de pintura para evitar manchas.

3. Comienza desde el ángulo superior. Da golpecitos, girando la muñeca de izquierda a derecha. Deja algunas zonas sin aplicar pintura y deja secar, para después de un rato seguir a repetir la operación.

4. Para oscurecer el color de base, añade un poco de Tierra de Siena. Esta es un tipo de arcilla natural de color ocre, debido a que contiene óxido de hierro. Prepara cantidad su ciente antes de empezar.

5. Aplica el tono más oscuro sobre las zonas sin pintura. Trata de no cubrirlo del todo, para así obtener el efecto nebuloso buscado. Deja secar varias horas.

Materiales técnica del esponjado
Antes de pintar, no te olvides de la capa de imprimación

A la hora de pintar una pared o un mueble, frecuentemente nos limitamos a mojar el rodillo o la brocha en la pintura, pasarlo por la superficie… ¡y ya! Luego, contemplamos decepcionados cómo la pintura se resiste a fijarse. O, aún peor, vemos cómo transcurridos unos días, el acabado empieza a descascarillarse al mínimo roce. Todo esto se puede evitar, si antes de pintar aplicamos una capa de imprimación previa. En las paredes de yeso sin pintar, da una mano de fijador de látex rebajado en agua al 50%. Sobre la pintura plástica, lija suavemente la superficie antes del fijador.

Para pintar tableros y madera natural, suele bastar una mano de sellador acrílico. Las superficies de metal, barnizadas o de melamina agradecen una ligera pasada con lija previa y la aplicación de un sellador sintético o algún producto específico. En cualquier caso, fíjate bien en las indicaciones del fabricante de tu pintura, ya que hoy en día algunos no requieren imprimación, porque vienen preparados para fijarse directamente sobre cualquier superficie.

Si quieres conocer más ideas para pintar las paredes de tu casa o tus muebles, no te pierdas el número 281 de tu revista Brico. Para conseguirlo, llámanos al 916 326 251 o escríbenos a suscripciones@revistabrico.es

You may also like

error: Content is protected !!